(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Viernes, 7 de Diciembre de 2018 -- 5:06 am

  

                                              

PRI Hidalgo, entre la simulación y la desilusión

Pocos alcaldes del PRI destacan por trabajo y lealtad 

LA MISMA GATA,

PERO DERROTADA

La identidad del Partido Revolucionario Institucional en el estado de Hidalgo, dejó de ser este año el elemento principal del espectáculo político, que ocuparía por décadas el escenario electoral tradicionalista, donde literalmente la gente le rendía culto a las figuras de moda que accedían al poder con el favor del voto de vivos y muertos.

Al paso del tiempo y a medida que el PRI fue perdiendo su identidad, la confianza ciega de la gente, se fue aislando de las boletas y de las urnas, hasta convertirse en la indeseable sombra de la derrota que se ha extendido por toda la entidad.

Este partido que ha dejado de ser de las mayorías, sufre de muerte cerebral. Hoy luce convertido en ruinas con las que los adversarios, la mayoría ex priistas, construyen sus futuros sueños y fortunas.

Desde la sombra del pasado primero de julio, el gobernador Omar Fayad como el único salvador del tricolor, se dirige con la poca luz que les queda, junto con un pequeño grupo de líderes hacia el 2020, en busca de la salvación con un nuevo paquete de promesas y el reclamo de reivindicación a los ciudadanos de todas las regiones.

Obviamente este no es una circunstancia pasajera, en la que se ha expresado el verdadero sentimiento de la mayoría de los hidalguenses hacia todo representante emanado de las filas de este instituto político; pero no hay que confundirnos, la razón de haber perdido la elección presidencial y prácticamente en todos los espacios de elección popular en el país, no son las siglas “PRI”.

Es la suma de mentiras, engaños, traiciones, de uso descarado del poder, para imponer a candidatos que se distinguieron por corruptos y cuya obra maestra, se coronó el recién terminado sexenio.

Los priistas que son las bases de los comités municipales y la militancia de cada región, han reaccionado justamente al legado impositor, como la peor herencia de generaciones gubernamentales y líderes que se han ido o se han desplazado siguiendo a sus instintos y ambiciones personales.

Al término de este año 2018, la cúpula tricolor se dispone a soltar el pasado para enfrentar, según asegura la dirigencia: en esta fase en la que integran todas las voces para consolidar un proyecto, que presentarán el próximo 17 de diciembre ante los integrantes de toda la base política local y federal de cara a los procesos electorales del 2020.

Al concluir la etapa de consulta iniciada desde el mes de agosto entre la militancia en los 84 municipios, escuchando las opiniones de su estructura, ahora se han dado a la “ardua” tarea de recopilar los datos para focalizarlos en cada demarcación y tomar las mejores decisiones, aseguró el dirigente Leoncio Pineda Godos.

Pero esto no es nada nuevo, porque los priistas siguen girando sobre el mismo eje sólo que menos popularizado y más vulnerable. Tal vez la decepcionante derrota y la nostalgia de los mucho que han ido perdiendo, elección tras elección, los haya hecho inmunes a la verdad que ha ocultado el PRI-gobierno, favorecido por una falsa mayoría.

El verdadero reto del PRI en Hidalgo, será mantener una identidad que no se relacione con la corrupción, con la impunidad ni con la imposición. Cualquier otra tarea por recopilar datos de la militancia, aparecerá como un simple acto de simulación ligado al viejo diseño populista rodeado de falsos discípulos.

Diez mil consultas no son todas las voces de los priistas en la entidad. Esto se traduce en una mínima parte de participación y poca inspiración para lograr la fuerza suficiente que requerirán las y los candidatos, que contenderán para las próximas presidencias municipales, en las que muy pocos alcaldes destacan por su valor al trabajo y lealtad al partido.

Las distintas políticas que hacen que funcione la maquinaria social, deben comenzar por convencer a sus militantes y en este aspecto, el partido tricolor ha hecho muy poco. Por ello ha disminuido su capacidad electoral, impulsando al mismo tiempo la ambición de los contrincantes sobre el próximo objetivo.

Sobre este desalineado panorama político, el próximo 17 de diciembre se conocerá el trasfondo de la operación “fantasma” del PRI. No sería extraña la ratificación en sus cargos las y los líderes del CDE y municipales marcados por la derrota, pero bendecidos por la gran amistad y relación que guardan con el gobernador Omar Fayad. Este será el elemento suficiente para evitar una renuncia obligada donde se esconde la dignidad.

 

CON VIENTO

EN CONTRA

 

En poco más de dos años, vendrá otra temporada de elecciones. Ahora se anuncia como la temporada de caza políticos: leales, capaces, experimentados, eficientes; embusteros y desplazados etcétera.

La presencia electoral aumentó este año de una forma impresionante, hasta superar el 60 por ciento de participación ciudadana, dando una importante ventaja a los abanderados de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), desplazando hacia la izquierda a gran parte de la población hidalguense, aún con caras generalmente desconocidas.

Pero tal vez las figuras destacadas en las presidencias municipales, con el trabajo que desempeñan, hagan valer la diferencia el 2020 a favor de las y los futuros abanderados del Revolucionario Institucional, para seguir compartiendo la misma representación pública.

Desde esta condición adversa, se han hecho notar alcaldes en las ciudades con mayor grado de dominio político, pero al mismo tiempo complicado y competitivo como Tulancingo, como centro de toda la región del Valle, pero además con alcance en la zona Otomí-Tepehua.

El presidente municipal Fernando Pérez Rodríguez, afianzado en la estrategia local es también el blanco del contraste estatal y nacional a través del cargo de presidente de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM).

Desde este escenario político y social, el edil tulancinguence se dijo dispuesto a contribuir a la movilización del nuevo gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, para que desde la representatividad en el país crear estrategias de programas que mejoren la vida cotidiana de las comunidades con más carencias, necesidades y desigualdades.

Desde esta plataforma nacional, Fernando Pérez evidentemente tendrá que ver aún más con el estado de Hidalgo y con las regiones, en las que como representante ante el Congreso del estado ha promovido distintos avances.

Muy pronto la opinión ciudadana confirmará el grado de popularidad que logre con el trabajo constante desde la presidencia municipal y como representante de los ayuntamientos a nivel federal, cuyo impacto inminentemente se asociará a la política del presente y del futuro del PRI, en esta ciudad que ha ido avanzando entre la alternancia y en el 2020, tendrá quizá el mayor reto de su carrera política; en Tulancingo las expectativas políticas para el presidente municipal y para los priistas son muy positivas, dadas las condiciones de oportunismo popular, en las que montaron su escenario los neomorenistas, que de ningún modo garantizan la réplica de los resultados del mes de julio pasado.

Además de la dinámica estrategia del Gobernador Omar Fayad y de líderes con experiencia y lealtad aprobada en las distintas regiones, pueden dar paso a la aplicación de una nueva era de la política influyente y diferente a lo ordinario…hasta entonces.


Twitter


Facebook