(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Viernes, 19 de Octubre de 2018 -- 5:01 am

  

                                  

 

México, reprobado en transparencia

El PRI se enfrentó a sí mismo…y perdió      

 

 

 

OTRA VEZ EN

LA TABLITA

 

Al final de este polémico sexenio, México retrocedió dos posiciones en el ranking de competitividad 2018, en la medición de Foro Económico Mundial. Las calificaciones reprobatorias giran en torno a la inseguridad, corrupción, crimen organizado y baja confiabilidad en los servicios de las corporaciones policiacas.

El organismo internacional señala que la economía mexicana pasó del sitio 44 al 46 entre 140 países que fueron evaluados. De acuerdo al autor del estudio Thierry Geiger, México tiene que trabajar para fortalecer el pilar que mide las instituciones, el cual también considera rubros que están relacionados con el Estado de derecho.

Los datos dados a conocer en este año, reflejan que no hay seguridad, que la corrupción se ha extendido, que hay falta de confianza en el gobierno y que los ciudadanos viven con el temor a que se abusen de ellos.

Relativamente estamos en el fondo de la tabla, porque nuestro país no logró avanzar. Al contrario, alcanzó el nivel más bajo en comparación con el 2017, ya que enfrenta serios problemas en conceptos que tienen que ver con el crimen organizado y altas tasas de homicidios y secuestros cita el organismo.

En crimen organizado está en el lugar 139 de 140 países, en servicios policiacos no fidedignos, en el 138 y en tasas de homicidios en el 130. Por su parte, Manuel Molano, director del Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO), dijo que estos resultados muestran de qué pie cojea el país: instituciones y Estado de derecho.

Desde el año pasado el Foro Económico Mundial emplea una nueva metodología que incorpora los motores de la Cuarta Revolución Industrial, capital humano, innovación y pensamiento crítico. Los puntos negativos que no lograron superarse en el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto son confianza de la policía, libertad de prensa, regulación gubernamental, tasas de homicidios y crímenes organizado; aunque también destaca los puntos positivos de la administración como valor del PIB, dinámica de la deuda, transparencia presupuesta, conectividad vial y tasa de electrificación que, haciendo una comparación del balance general, México definitivamente no pasó la prueba yendo de mal en peor.

La mayoría de las instituciones de los tres órdenes de gobierno han perdido credibilidad de la ciudadanía, por la relación que vincula a los representantes populares y autoridades con la corrupción, la impunidad y el tráfico de influencias para torcer las leyes y la justicia, haciéndolas cómplices por ser más flexibles con los políticos delincuentes principalmente abanderados por el Partido Revolucionario Institucional, cuyas siglas PRI, representado por mentiras y traiciones al pueblo, les otorga una corta estancia en la cárcel y el pase a la libertad, para seguir gozando del dinero que robaron a la gente. 

Por ello la necesidad de generar un cambio a corto plazo, que se ajustó a la oferta política del mandatario electo Andrés Manuel López Obrador, votado por una histórica mayoría del electorado con o sin credencial del INE, ya que la sociedad en todos los niveles se fue conectando en un mismo canal para vencer a los priistas y desconectarlos de todo el poder como fuera posible.

Ya no se podía seguir repartiendo el poder en dos, por un lado el PRI y por el otro el PAN, que en estos 18 años resultó lo mismo y quizá peor este último sexenio por toda la basura que lo rodea.

A partir del primero de diciembre, sabremos del rumbo que habrá de tomar el próximo gobierno lopezobradorista para el desarrollo de todo el país los próximos seis años…o más, esto es lo que se supone porque sólo hay una forma de corresponder a la devoción de los mexicanos hacia el Mesías que han creado y, esta es con hechos reales.

Tal vez esto sea lo único que hay que agradecerle al PRI, porque la mayoría de votos fueron promovidos por la figura presidencial que provocó la viva expresión de repudio de la población y sí, con tanto poder que nunca pudieron parar la gran aplanadora de AMLO.

 

CONTANDO

LOS DÍAS

 

En el estado de Hidalgo, los pocos líderes priistas están contando los días en la cuenta regresiva del gobierno federal para saber que va a ocurrir con su futuro, el que sin duda va ligado a la máxima visión en el proceso del 2022, no sin antes pasar la prueba de las elecciones para presidenciales municipales del 2020, para la que ya se manejan algunos nombres de personajes que se harán del rogar, porque definitivamente no la tienen fácil.

En este sentido, el de las políticas públicas los priistas son muy obvios o es tantán tan obsesionados en mantener la gubernatura como último bastión de poder tricolor, que subliminalmente parece que comienzan a lanzar al ruedo a los próximos prospectos para la candidatura; el que más color y forma le da al priismo en estos momentos en sus giras de “trabajo” disfrazando sus audiencias en prácticamente toda la entidad, para que la gente lo vaya ubicando.

Israel Félix Soto, titular de la Secretaría Ejecutiva de la Política Estatal, busca relacionarse con el mayor número de personas, utilizando su  capacidad de diálogo pero aún con poca experiencia para resistir los embates de los enemigos políticos y en este punto, sería su mayor debilidad; Goethe explica que donde están nuestras virtudes ahí mismo están nuestros defectos.

Específicamente en el estado de Hidalgo, el PRI despierta derrotado en medio de una batalla consigo mismo, siendo presa fácil del efecto de López Obrador, impulsado por la mayor parte de sus militantes y aliados que valiéndose del secreto del voto, fácilmente convirtieron la lealtad en simulación y traición a sus principios.

Se voltearon por la humana tentación de corresponder a la imposición, al dedazo y se rebelaron contra la sumisión, la manipulación y opresión política de la cúpula tricolor representada por un solo personaje.

Esta ha sido una lección que los enemigos políticos han sabido utilizar perfectamente, pero debido a la ignorancia de su líder ex priista, difícilmente capitalizarán la victoria a corto y largo plazo. La diferencia en los procesos posteriores, mucho dependerá de la experiencia de los representantes priistas en cada región y del impulso que les den, desde los distintos espacios del poder público para que logren un dominio de verdadera unidad con toda la población con justificada trayectoria de trabajo y lealtad.

La falta de reconocimiento hacia muchos líderes del Revolucionario Institucional, ha sido la línea que divide justificadamente a las bases y a las estructuras, dándoles el pase oficial hacia otros institutos políticos donde han construido su triunfo y hoy brillan con luz propia, suficiente para que se proyecten hacia el futuro con el blindaje de Movimiento Regeneración Nacional: el caso más evidente es el del ex rector de la UAEH, aunque no es considerado desde hace mucho tiempo como un personaje con una fuerza sólida para contender por la próxima gubernatura, debido a los saltos que ha dado del PRI al PAN y luego a Movimiento Ciudadano, hasta que su inestabilidad y ambición política lo llevó a colgarse del partido creado por López Obrador, difícilmente podrá consolidarse como el sucesor de Omar Fayad.

El tiempo no tiene límites y para el ex líder estatal del tricolor, el pasado de traiciones y juego sucio, seguirá siendo presente… hasta entonces. 


Twitter


Facebook