(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Viernes, 17 de Agosto de 2018 -- 5:33 am

  

                                         

Lo único claro de AMLO, es la Presidencia

El PAN en Hidalgo, enfrenta caos desde la dirigencia

 

NADIE ES INFALIBLE

A LOS ERRORES   

Queda claro que a escasos cuatro meses del relevo del poder presidencial en México, el único cambio real es el del PRI en la residencia oficial de los Pinos.

Lo demás está centrado en un plan de austeridad, anunciado por el propio Presidente electo Andrés Manuel López Obrador y representantes de su gabinete quienes se dicen listos para “refritear” los distintos programas de beneficio social que el PRIAN, viene manejando sexenio tras sexenio durante décadas con distinta denominación, pero el fin es el mismo, sin que se note un mínimo avance regalando dinero a los pobres y haciendo de este país, más improductivo y estático en el desarrollo de importantes sectores como el campesino, que es la base de la alimentación y el equilibrio de miles de familias que habitan zonas rurales con mayores carencias y necesidades.

Definitivamente no pasará mucho tiempo, en que los mexicanos empiecen a darse cuenta de su error electoral, pues difícilmente AMLO podrá cumplir todas las promesas de campaña.

Muestra de ello son los cientos de personas de prácticamente todas las entidades federativas, pidiendo solución a diversas causas que se basan en el aspecto económico y de justicia, para miles víctimas de delitos de orden federal que encabezan la lista de secuestros, violaciones, desapariciones y asesinaros que ocupan las estadísticas que han llevado a esta nación a la peor crisis de violencia e inseguridad.

Día a día, se suman las peticiones y manifestaciones de grupos de ciudadanos, trabajadores de distintos sectores, maestros, campesinos y profesionistas, exigiendo sean atendidas sus demandas que en este proceso de transición, también histórico por el ambiente de extrema cordialidad que muestra el aún Presidente Enrique Peña Nieto con el gabinete que a partir del primero de diciembre los suplirá y supone el sospechosismo de que algo no está del todo transparentado, ante tan evidente sumisión, que pudieran haber llegado a algún arreglo, para no poner ante los ojos de la ley el desorden, la descomposición y la corrupción que envuelve a los priistas específicamente de este sexenio.

En la medida de austeridad, que ejerza una nueva administración federal en todos los sentidos, mayor será la probabilidad de que no se cumplan las expectativas de López Obrador, para otorgar aumentos salariales a los bloques con mayor gasto púbico como son el de Salud, Educación y Seguridad entre otros; y no es porque haya cambiado de opinión sobre los compromisos en los que empeñó su palabra en el largo proceso de campaña, la gran duda es… con qué y de dónde.

El pueblo de México se ha equivocado muchas veces, pero de ninguna manera es responsable de la mayoría de los problemas que nos aquejan. Ha sido la mala interpretación que le han dado los políticos de todos los partidos y representantes populares, a la bondad de la gente que los conduce al camino del triunfo, con el único medio válido del voto que, una vez depositado dentro de las urnas, no hay vuelta atrás.

Líderes que se van ganando la exclusividad con los errores de las autoridades en turno y aprovechan la debilidad del coraje y hartazgo de la ciudadanía, que se va acumulando al ver que no hay respuesta a las promesas ofrecidas en sus discursos, que se vuelven vulnerables cuando llegan al poder hasta que las hacen desaparecer y los ganadores, que anduvieron pidiendo y a veces hasta suplicando, la participación ciudadana casa por casa, colonia por colonia, ciudad por ciudad y Estado por Estado.

Actúan con una ideología distinta y construyen un muro, para huir de las causas por las que subieron al poder; por lo que la historia actual debe mantener al pueblo vigilante de cada paso que dé el futuro mandatario, que mucho se ha identificado con el PRI desde sus orígenes en la política y pronto dejará de ser infalible.

 

TODOS VS

TODOS

 

La ambición por el poder es el mejor ingrediente para generar divisionismo y ruptura, de cualquier bloque político y social con el que se fabrica la derrota. Eso es justo lo que ocurre en el Partido Acción Nacional en Hidalgo (entidad que ha desfavorecido en estas elecciones a los priistas), un PAN que desde el Comité Directivo Estatal, ha sufrido las consecuencias de líderes oportunistas, que cegados por la ambición, han visto transparentados grandes logros personales apartando para ellos las mejores candidaturas y la repartición de espacios de representación popular, entre las que destacan presidencias municipales, obvio, para gente allegada a su círculo de parientes y amigos, actuando quizás por el instinto que distingue casi a todos los dirigentes pero igual los destruye a todos llegado el momento de las elecciones.

Desde los distintos lugares de origen del panismo, representantes de pequeños grupos de militantes se defienden para no perder su lugar en las próximas elecciones para alcaldías, aunque no siempre la justicia los alcanza pues depende de su capacidad de vencer primero a sus enemigos íntimos que por lo general son personajes que por su experiencia logran negociar las nominaciones y sus aspiraciones se derrumban para empezar de nuevo. Pero en cierta medida esta crisis política beneficiará al PRI que sin notarlo se impulsa desde las bases del Comité Ejecutivo Nacional y el Gobernador empieza a reivindicar su liderazgo que por cierto no fue reconocido por los ciudadanos hidalguenses en el proceso electoral del primero de julio.

La independencia de los panistas divididos en grupos no es la solución, porque aun siendo seleccionados para la contienda del 2020, lo votos se irán en sentido contrario, ya que siguen avanzando hasta este momento, en un plano de desigualdad política y popular, viéndose como perdedores.

Este año hemos visto la prueba de fuego para la democracia, para la justicia, para el coraje y rencor del pueblo hacia la figura presidencial, como principal promotor del voto de castigo y la derrota; pero ahora veremos el regreso del PRI, no de su resurrección porque nunca ha estado muerto y tendrá que esmerarse en revertir el efecto de ya saben quién a corto plazo.

Los panistas por su lado enfrentan dos batallas, la interna y la exterior, con la misma intensidad letal de adversidad.

Los políticos Transformers viven su más dulce victoria impropia en un entorno popular, que se irá recuperando de la idolatría de López Obrador y todo podría ser distinto en dos años, ante la incapacidad de construir una estructura auténtica, sólida y limpia, que no sea alcanzada por el pasado de violencia originada por actores surgidos de la traición.

Esto es lo que tenemos en la política hidalguense y la lucha electoral no depende exclusivamente de los actores de la plataforma política, sino de la motivación de todos los ciudadanos para participar a favor o en contra de la figura o del instituto que habrán de representar.

Sobre las declaraciones públicas o en total discreción (por miedo a evidenciar sus reclamos e inconformidades), quienes intentarán obtener los futuros nombramientos como candidatos, la medición de popularidad se encuentra en el tercer sitio de las preferencias de los hidalguenses que participaron históricamente en el pasado proceso electoral,

En tanto los dirigentes aseguran una renovación en todas sus estructuras en el Estado de Hidalgo, con la finalidad de captar los reflectores de la sociedad y en la medida de su capacidad de crecer y fortalecerse políticamente, estarán en condiciones de sumar aliados o definitivamente ser aliados para sumarse a otro proyecto en el 2020 para garantizar su subsistencia.

Antes, deberán limpiar la casa. Es decir, la dirigencia estatal de Acción Nacional, entre ellos Asael Hernández siendo presidente y junto con su secretario general del partido azul, han sido acusados de malos manejos de los recursos y falta de transparencia, ocasionando la ruina y dejando una gran duda entre la militancia.

Pero tampoco los nuevos prospectos para dirigir el destino de esta institución, tienen la frente en alto ni las manos totalmente limpias, para exigir cuentas claras por tanto seguirán las acusaciones y enfrentamientos en la dirigencia estatal y así los reflectores sólo se apagarán… hasta entonces.


Twitter


Facebook