(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Viernes, 20 de Abril de 2018 -- 5:09 am

  

               

Mexicanos con “sed” de venganza

Debates…y te vas

 

 

CAMBIANDO EL RUMBO

DE LAS ELECCIONES  

 

Finalmente, el PRI ya no como es el PRI. Quizás ni el tiempo, ni el juego de palabras retóricas con las que desesperadamente intenta reconquistar el voto de los mexicanos, el candidato adoptivo del Revolucionario Institucional José Antonio Meade, le alcancen para mantener la poca credibilidad de las y los mexicanos, que frente al desastre político y social provocado por la incapacidad del gobierno federal para resolver los problemas de inseguridad y violencia (principales promotores del voto de castigo y fortalecimiento populista de “ya saben quién”), ensombrecen el camino presidencial.

Tal vez el futuro de las elecciones del primero de julio ya esté decidido. Lamentablemente no han sido los adversarios lo que arrastran al abismo al priismo en todo el país. Son los representantes populares de este viejo instituto político, que se fueron con todo el paquete de corrupción en este sexenio, provocando en la justa medida, el descontento generalizado de la ciudadanía que espera sólo el momento en que habrán de aplicar la justicia a su manera.

Y la única forma de que funcione, es en las boletas que ocuparán las urnas que transparentarán los resultados que legitimarán las y los funcionarios de casillas perfectamente capacitados para no dejar escapara ni un voto. El dolor y desaliento de las y los mexicanos, será insuperable al coraje de la gente y entonces ya no habrá vuelta de hoja a la historia del tricolor.

Decir que va a ganar José Antonio Meade, en estos momentos en que las tendencias y encuestas siguen manteniendo en el primer plano de popularidad a López Obrador, es porque se sigue el instinto de lo que se desea, aunque éste sea el voto equivocado incluso contrario a la razón y a la lógica de lo que realmente sucede en el entorno político nacional.

Aún así, hay miles de priistas que van en contra de todo pronóstico tendencioso, siguiendo la doctrina de que en la política todo puede pasar, y ciertamente lo es, que valga esta frase que por algo se escribió y ha sido prueba de sucesos casi imposibles e impredecibles, que han cambiado el rumbo de la historia de elecciones en México y en el resto del mundo.

Evidentemente Estados Unidos de Norteamérica no es México, pero es preciso decir que muchos periodistas, politólogos, comentaristas, columnistas, artistas e intelectuales, nos equivocamos con Hilary Clinton y, recuerdo perfectamente que el viernes antes de las votaciones en la Unión Americana, dejé abierta la posibilidad de que ganaría Donald Trump, y por esta rendija de la puerta tuvo acceso al triunfo; de los resultados de su pésimo gobierno no se hizo ningún pronóstico, pues únicamente llegamos a la puerta y no más allá, pero los acontecimientos a nivel internacional dan muestras del grave error del voto de castigo.

Hay quienes creen que una mala decisión no podrá ser peor para México, porque los malos gobiernos priistas encabezados por el Presidente Peña Nieto, le han dado la espalda a la ciudadanía, destruyendo toda posibilidad de volver a creer en las y los candidatos del PRI (obligados a declararse fieles impulsores de la campaña presidencialista), teniendo que cargar con la sombra de la derrota, pues el voto es la única forma de justicia social.

El ejecutivo federal dejará muchas promesas sin cumplir, aún firmadas ante notario público. Uno de tantos malos ejemplos es el firme compromiso de construir un aeropuerto en el Estado de Hidalgo y una refinería, obras de gran impacto con las que detonarían varias regiones y tendrían un reflejo económico y laboral en prácticamente toda la entidad y que alcanzaría incluso, para compartir el beneficio de la infraestructura “fantasma” con el Estado de México.

Por esto y muchas cosas más, el voto de millones de electores representará la única “opción de paz” y tranquilidad para todos los mexicanos. Tal vez veremos algo distinto a la mayoría de los políticos que consideran el voto “sagrado” antes de las elecciones, luego del triunfo, lo dejan atado a sus promesas y compromisos como si no fuera nada; sea una cosa u otra, para este país no hay tiempo que perder, pues el tiempo es aliado de la justicia y no importa cuánto haya que esperar, siempre llega; actualmente los mexicanos mantienen viva la ilusión de venganza que pronto llegará.

 

PALABRAS MÁGICAS

DE JOSE A. MEADE?

 

El candidato de la Coalición Todos Por México, José Antonio Meade, vaticinó que ganará el debate del próximo domingo, la elección presidencial y “ya saben quién” volverá a perder. El oráculo en un ambiente totalmente desfavorable para el priista, no deja de ser optimista para todos los priistas que contenderán por diversos cargos de elección popular, para la renovación de gubernaturas, senadurías y diputaciones federales y locales con la equidad de género que obliga la nueva Ley Electoral.

Ante representantes de los sectores empresarial, comercial y de turismo, se dijo estar alistándose para el debate en Palacio de Minería, acompañado de su esposa Juana Cuevas y de su padre Dionicio Meade.

Para López Obrador este será su tercer ciclo de debates, las mismas veces que ha sido candidato presidencial y al que se ha referido el tabasqueño como la tercera es la vencida; el abanderado tricolor no sólo cambia de personalidad, también muestra los últimos días, una actitud más retórica sin perder la compostura ni su estilo demasiado pacifista, aun así se dispone para dar el siguiente paso al confrontar al principal adversario.

Al término del debate de este domingo, se sabrá a ciencia cierta el destino de las elecciones del Primero de julio, el destino de Meade, del PRI y del país.

El debate será quizá el mayor reto de estas campañas para “ya saben quién”, en primer lugar, pondrá a prueba la capacidad de su mente limitada y no muy brillante, y en segundo porque será fácil presa de los “cazadores” que orillarán al “tigre”, a caer en la trampa de la confrontación, perdiendo el control y mostrando la verdadera personalidad que esconde detrás de su viejo disfraz de “amor y paz”.

Este jueves aseguró a los medios de comunicación que no caerá en provocaciones aunque lo insulten y le echen montón; además mantendrá el respeto para sus oponentes políticos (difícil de creer), pero si realmente pasa la prueba de fuego, estará del otro lado y se convertirá en el personaje inalcanzable.

Para los debatientes, este será un examen que deben haber aprendido de memoria porque probablemente se han limitado a concretar sus acordeones para atacar a los adversarios con la mayor carga de lodo para hacerlos caer al fondo del abismo popular; los temas en el acordeón son tan obvios que aunque los vistan con nuevas promesas y compromisos son ya irrelevantes para una sociedad incrédula y llena de rencor hacia los políticos del PRI, que representa el mayor poder del Peje: corrupción, hambre, desempleo, pobreza etcétera.

Mientras llega el momento, con justa razón y esfuerzo del PRI para ayudarlo en su posicionamiento, “ya sabe quién” presume de la amplia ventaja de 20 puntos que lo separan del segundo sitio preferencial de Ricardo Anaya y sus aliados del Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano, colgados del barco juntos y revueltos avanzan en las encuestas a medida que se acera el día del juicio final.

El único elemento que fortalecería el debate y haría coincidir a los cinco candidatos: Margarita Zavala, Ricardo Anaya, Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Jaime Rodríguez respectivamente, es la aprobación de eliminación del fuero a los representantes populares de todos los órdenes de gobierno que alcanzan hasta la máxima jerarquía en nuestro país; Presidentes de la República, senadores, gobernadores, legisladores de orden federal y local, alcaldes y asambleístas.

El último filtro en la cámara de senadores aprobará sin duda este histórico cambio a nuestra Constitución, para poner punto final a esta ridícula e injusta protección a toda figura pública gubernamental que llega tarde a vestir de luz el oscuro panorama político electoral; un tardío mensaje de justicia, igualdad y democracia para la los ciudadanos mexicanos…hasta entonces.


Twitter


Facebook