(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

CONTRAPUNTO

(Por Irving Sánchez) Viernes, 14 de Junio de 2019 -- 10:23 am

  

                 

Difícil ver otro panorama en nuestro país

El PRI en Hidalgo, ejemplo de triunfo y derrota  

 

 

 

UNA GUERRA

AMOROSA 

 

Inevitablemente con el paso de cada gobierno, se va perdiendo la esencia de paz en nuestra nación, a quien la delincuencia en cualquiera de sus modalidades, le ha robado la tranquilidad arrebatándole del seno de miles de familias, la vida de algún ser amado.

Bajo el mandato de autoridades priistas, panistas y ahora Morenistas, se ha creído y confiado la fe de un cambio convencidos de su capacidad para lograrlo. Al principio de todo, los representantes populares le dan la razón al pueblo y prometen hacer buen uso de las leyes y de la justicia, para que no haya impunidad ni corrupción, pero en cada caso de secuestro y asesinato que se habla en nombre del pueblo de México que reclama solución, se van ahogando las ilusiones de respuestas claras y verdaderas.

Al parecer, la corrupción que reinaba a manos llenas en el pasado, ya no significa una amenaza para el nuevo orden de gobierno de López Obrador. Ahora es la ignorancia, inexperiencia e ineficacia, la que se extiende por el país y el culto a la verdad del gobierno federal, va desapareciendo y pronto los discursos de falsa animación y protagonismo, irán teniendo menos impacto populista porque la realidad contradice la mal llamada Cuarta Transformación.

Los manifestantes que se acercan a Palacio Nacional prácticamente todos los días o al Congreso de la Unión, exigiendo solución a los distintos problemas que aquejan a la sociedad, pero sobre todo que tienen que ver con la inseguridad y la violencia, que no permite ver otro panorama ni a corto ni a largo plazo, como lo prometió y comprometió desde campaña el mandatario mexicano, pero que se niega a enfrentar a los malosos, con la misma moneda limitando el actuar de la Guardia Nacional, mientras policías federales e incluso elementos del Ejército y Marina son golpeados, desarmados y humillados, por gente ligada de alguna forma con los delincuentes.

 El centro del país, también núcleo de uno de los lugares con mayor índice de delitos como es la Ciudad de México, la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, es impulsada y aplaudida con porras a su incapacidad de brindar seguridad a los ciudadanos, por el mismo Presidente de la República quien defiende lo indefendible.

 

Uno de los miles casos que muy probablemente se iban a quedar guardando en el archivo “muerto” de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México y al que se han sumado miles gritos que alcanzan a escucharse hasta la sede presidencial, exigiendo el esclarecimiento de los hechos y que se haga presente la justicia, es sin duda el secuestro y ejecución del joven Norberto Ronquillo.

Este seguramente no quedará impune, porque los representantes de los sectores de la sociedad mexicana han obligado a los gobiernos a despertar del aletargado sueño del olvido y consecuentemente, aclarar este asesinato es fundamental para evitar perder la confianza de la gente y más vale que sea pronto.

Y ante esta crisis, no podía faltar la participación de grupos políticos sumándose a la pena para salvar así un poco de popularidad y dignidad, razón por la que la dirigencia del Partido de la Revolución Democrática (PRD), pide a la jefa de gobierno de la Ciudad de México ofrecer una recompensa de 20 millones, que permita delatar al asesino del joven universitario, originario del estado de Chihuahua.

Así los distinguidos líderes perredistas, quieren quedar bien presumiendo con sombrero ajeno. De ninguna manera en México, se debe aceptar la falsa idea de un Mundo Feliz ni creer en un invisible e inexistente Paraíso, porque al frente de toda esta utopía del federalismo, esta la realidad advirtiendo que quizá la mayoría de los mexicanos se han vuelto a equivocar.

Cualquier explicación resulta insuficiente si no se demuestra con hechos. El siguiente paso es lograr que sea una consecuencia constante de la Cuarta Transformación y que por encima de todo, prevalezca la verdad. En caso contrario el nuevo gobierno irá cayendo poco a poco por el peso de su propia ineficacia.

Ahora bien, por medio de sus errores al frente del gobierno mexicano y de sus acciones, López Obrador estará entrando en territorio de los opositores donde será objeto de duras críticas y de una legítima guerra sucia, vulnerando su estabilidad política y social y exponiendo a su partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y a sus abanderados, al peligro de una derrota prematura.

El PRI sanaría sus heridas, el PAN la cruda moral y el PRD defenderá su posición, desde una izquierda en extinción. En la política todos adversarios se alimentan de la derrota y finalmente no hay certeza de a donde conducirá al país la nueva era lopezobradorista.

 

MÁS CLARO

NI EL AGUA

 

El suceso más notorio del Partido Revolucionario Institucional en el estado de Hidalgo sin duda fue la derrota del 2018. Junto a ella la implicación de dos factores que fueron determinantes en la falta de la respuesta esperada y a la que todos le apostaron que ganarían, pero al final de la jornada del domingo negro, cada líder priista se quedó abrazando sólo a su promesa.

La traición y la simulación de la que mucho se ha hablado en principio, pero ahora esas palabras se vuelven a quedar mudas ante la duda si volverán a ver la luz del triunfo en las elecciones del próximo año en el relevo de las 84 presidencias municipales, la mayoría perdidas el 2016 y muy pocas recuperadas por priistas cuya lealtad y fuerza popular, fueron reconocidas por la población, pero hoy son historias que tal vez no se vuelvan a contar.

De las candidaturas para alcaldías, obvio se guarda en secreto porque a diferencia de otros tiempos, el jaloneo por subirse al escenario estaba en pleno apogeo y únicamente se esperaba que el dedo mágico del PRI-gobierno, apuntara al más allegado amigo o en su defecto, algún familiar al que casi seguro heredarían el trono.

Hoy para dejarlo más claro, es muy probable que el delfín para la próxima gubernatura aparezca junto al gobernador en cada evento público, como se puede ver en las fotografías de los distintos medios de comunicación y redes sociales.

No se sabe si esto es bueno. Ceder parte las atribuciones para dirigir los reflectores de la sociedad es un obvio impulso de poder, pero esto así funciona pésele a quien le pese, aunque las imposiciones siempre contribuirán al descontento de la militancia y ciudadanía en general, que también juega a su manera y al final, es quien manda convirtiéndose en factor de justicia y democracia.

En realidad, todo es una máscara, porque en Hidalgo amigos y adversarios, saben quién manda y cómo funciona la transparente designación de candidatas y candidatos.

Ahí están las sillas vacías esperando ser ocupadas. Pero esta vez hay resistencia y escasez de aspirantes, hay crisis de figuras que quieran emplearse a fondo en la política para las futuras campañas, sin la certeza de ganar ni de recuperar el dinero invertido de sus patrocinadores, que seguramente muchos se manifestarán en bancarrota, para evitar compromisos con priistas.

De las elecciones municipales se sacará a fuerza para procurar darle continuidad al poder central de la gubernatura en su relativo control de la política, para limitar la influencia de los ex priistas reciclados adoptados por Morena, quienes se muestran con un nivel de popularidad que va en picada, dada la incapacidad de sus representantes en el congreso del estado, para crear iniciativas nuevas y claras, que beneficien a la población hidalguense y el “claro oscuro” mundo del incómodo líder moral innombrable; así las cosas van a mano…hasta entonces.


Twitter


Facebook