(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

EN BUSCA DEL CIUDADANO

(Por Enrique López Rivera) Viernes, 17 de Mayo de 2019 -- 11:05 am

  

 

Al buen entendedor…

 

 

 

El Congreso del estado de Hidalgo celebró 150 años de vida institucional y lo hizo a través de una ceremonia solemne, en donde estuvieron los representantes de los poderes; el titular del Ejecutivo: Omar Fayad Meneses; la titular del Poder Judicial, Magistrada Blanca Sánchez Martínez y como anfitrión, Ricardo Baptista González, en su calidad de Presidente de la Junta de Gobierno del Congreso de Hidalgo.

En el programa inicial figuraba la asistencia del Presidente de México como invitado especial para honrar dicho acto. Pero, para sorpresa de muchos, López Obrador mandó en representación a un funcionario de alto nivel oriundo de Actopan. Se trata de Arturo Herrera Gutiérrez, quien se desempeña en la administración federal como Subsecretario de Hacienda.

La presencia de Herrera Gutiérrez no es producto de la casualidad. Su visita al territorio estatal, manda un mensaje claro y contundente. Hay que recordar que los recientes acontecimientos relacionados con las cuentas congeladas a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), han generado una serie de reacciones en las altas esferas del poder local.

Aquellos asuntos sobre la cuestionada licitud de las cuentas bancarias de la UAEH pasan – directa o indirectamente-, por la oficina del Subsecretario Herrera. Y por tanto, su presencia a un Congreso Local, que tiene una significativa presencia política del grupo universidad no es poca cosa.

Al parecer, el mensaje que manda el ejecutivo federal es que respalda la versión de que existen suficientes elementos para sospechar del buen manejo financiero de la UAEH. Tanto así que acude en representación del presidente un actor relevante en esa disputa, entre autoridades federales (Unidad de Investigación Financiera de Hacienda) y la Máxima Casa de Estudios del estado.

Pero no sólo eso. Este simbólico hecho tiene otras aristas. La presencia de Herrera, es muy contrastante en comparación a los políticos que se dieron cita en la celebración del aniversario del Congreso.

Destaca de Herrera su formación académica a diferencia de aquellos políticos profesionales que se han dedicado a la competencia por el poder. Su presencia por tanto, inquieta a los adelantados, que ven una supuesta candidatura del actopense al gobierno estatal.

En este mundo de la especulación, caben muchas lecturas. Pero lo que es un hecho es que desde el gobierno federal se decidieron dos cosas que parecen claras. Primera, que el presidente no vendría a un evento donde muchos de los diputados de la presente legislatura obedecen a los intereses del grupo universidad. Segunda, que el representante del presidente fuera un funcionario oriundo del estado de Hidalgo, pero con poco arraigo en las esferas del poder.  

Estos hechos demuestran que el estado de Hidalgo, vive momentos de agitación. Escenario que se entiende por el enroque político que se acaba de dar en el ámbito federal. Ya es hora de que algunos políticos y grupos tradicionales de poder, se adapten a la realidad o estén dispuestos a entregar la batuta a las nuevas generaciones.

Para algunos entendidos, Herrera inició hoy su campaña para el gobierno del estado de Hidalgo. Aunque hay que decir que esa lectura conlleva un futurismo casi insostenible. Pero lo que resulta más claro, es que –simbólicamente–, hoy puede decirse que se anulan todas las posibilidades para una candidatura al mismo cargo del líder del grupo universidad, Gerardo Sosa Castelán.        

@2010_enrique

lore750715@gmail.com

      


Twitter


Facebook