(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

EN BUSCA DEL CIUDADANO

(Por Enrique López Rivera) Martes, 15 de Enero de 2019 -- 10:18 am

  

 

Solidarios o indiferentes ¿Cómo somos

los mexicanos en la desgracia?

 

Una de las características del pueblo mexicano que nos ha distinguido en todo el mundo, es nuestra solidaridad. Somos, a ojos de muchos, un pueblo que se une en la desgracia y que siempre ayuda, incluso sin tener demasiado.

Ese sello –muy bien ganado– nos identifica porque en los tiempos difíciles sobran manos dispuestas a trabajar, gestos de empatía, palabras de aliento. Esa capacidad se desarrolló –quizá–, porque nuestro pueblo ha tenido que lidiar con múltiples penurias.

Aquí hemos librado batallas épicas contra los efectos naturales: temblores, tormentas, inundaciones, sequias. Pero también con los efectos sociales, políticos y económicos como secuestros, asesinatos colectivos, desaparecidos, crimen organizado, narcotráfico, crisis, devaluaciones, corrupción, saqueos, desabastos, en fin.         

Ante tales escenarios, brota con generosidad la solidaridad de la gente siempre dispuesta a ponerse en los zapatos ajenos. Aunque también hay que decir que ese retrato idílico tiene sus bemoles. Porque también existe la codicia de unos, la avaricia de otros y la ambición que nulifica los esfuerzos colectivos.  

En general y sin reparar en detalles, somos generosos en los tiempos difíciles. Pues bien, si tomamos en consideración lo anterior, lo que ocurre en estos días en el país (problemas de distribución de combustible), parece poner a prueba esa solidaridad referida.

Las incomodidades de quienes se tiene que trasladar en vehículo se van acumulando y el descontento se hace presente. Ahí están los que sin elementos juzgan al presidente por tomar decisiones sin pensar en las consecuencias, están también los incondicionales que todavía hoy apoyan sin miramientos al nuevo inquilino en el poder.

Pero el que va en aumento y se manifiesta con mayor fortaleza es el grupo de cautos que se quejan pero que también entienden que para erradicar el negocio ilegal de la venta de gasolina se tienen que hacer sacrificios.

Según algunos datos que vale la pena mencionar para no caer en pánico, el peso ha acumulado ganancia frente al dólar en la última semana, (fuente: proceso, 11 de enero de 2019). Se redujo en estos días en un 45% la importación de gasolina desde Estados Unidos.

Es decir, ya no compramos gasolina al país del norte (fuente: proceso, 09 de enero de 2019). Quizá la cifra que más ha llamado la atención es que en dos días PEMEX ha vendido lo que vendía en un mes, (fuente: Excélsior 11 de enero de 2019). Esto es, se recuperó en 17 días, millones de pesos en gasolina robada y se puso en jaque a las gasolineras que compraban combustible robado (fuente: reportaje de Jesús Ramírez Cuevas, La Jornada).

Según algunos diarios nacionales, ya se tienen nombres de una red gubernamental que robaba el 80% de petróleo de PEMEX (fuente Excélsior, 27 de diciembre de 2018). Y lo anterior, con una cantidad mayoritaria de personas que apoyan la decisión del presidente. Según Reforma, el 73% de la población avala la decisión emprendida por el robo de gasolina, (fuente periódico Reforma 11 de enero de 2019).

De tal manera que la solidaridad del pueblo de México es todavía inquebrantable. Ante los momentos difíciles (filas interminables de muchas horas en una gasolinería) el grueso de la población mantiene la esperanza de un escenario mejor.

En suma, una vez más la gente pone la muestra de su bondad. Falta, por tanto, el compromiso de las autoridades por llevar a las rejas a todos los que robaron los bienes de la nación a través de la ordeña de los ductos de gasolina. Si eso no ocurre el sacrificio de la gente nuevamente sería en vano.  

 

lore750715@gmail.com

@2010_enrique


Twitter


Facebook