(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

EN BUSCA DEL CIUDADANO

(Por Enrique López Rivera) Martes, 18 de Septiembre de 2018 -- 5:13 am

  

 

Muy poco que festejar

 

Este año las fiestas patrias llegaron en un momento especialmente convulso para el estado de Hidalgo. En esta entidad federativa, que lleva con orgullo el nombre del padre de la patria, se debate entre el institucionalismo o la vorágine, de unos cuantos que quieren mantener el control político como en los viejos tiempos, sin límites ni contrapesos.

Aunque nuestro ánimo festivo es inigualable, sí se alcanza a percibir el descontento social. Más allá de los elementos discursivos y las alegorías patrias, lo cierto es que crece una percepción negativa sobre lo que ocurre en el Congreso Local, donde los diputados de dos grupos políticos no alcanzan los acuerdos necesarios, para lograr la vida parlamentaria.

Ante ese escenario, lo que encontramos con frecuencia es un ambiente de desánimo, porque aquellos que tendrían que ponerse de acuerdo en lo básico, no alcanzan el mínimo acuerdo para designar al Presidente de la Junta de Gobierno; órgano legislativo que concentra facultades superiores y que se ha convertido en la manzana de la discordia.  

En ese universo de incertidumbre, queda de manifiesto las nulas habilidades que tiene la clase política en estos momentos, que reclaman los buenos oficios. No sólo eso, también se exhibe la carencia de una buena dosis de sensibilidad política.

Lo anterior, porque lejos de encontrar una actitud madura por parte de los involucrados en el conflicto por el control del Congreso (PRI vs Morena), lo que vimos en estos días es que manos desconocidas (presumiblemente de los que tenían el control del Congreso hasta hace poco), pusieron una reja (protección de fierro) dentro del recinto legislativo local con la intensión de no permitir el acceso a los nuevos inquilinos y dejar sin posibilidad de avance las negociaciones que podrían generarse.

Esa aberrante actitud retrata de cuerpo entero, el nivel de políticos que se tienen en el estado de Hidalgo. Por eso, es inapropiado festejar el 15 de septiembre en las plazas públicas. Porque los ánimos no alcanzan.

Aunque por la sangre de los mexicanos corre la convicción de sentir patriotismo al momento de gritar vivas a los forjadores de nuestra historia, es necesario hacer un alto y reflexionar al respecto de los valores cívicos y patrios de los políticos.

Quizá la mejor forma de hacer patria en este momento es visibilizar nuestra podredumbre política y reflexionar que dirían de este país aquellos que dieron la vida para lograr su independencia.   

 

     

lore750715@gmail.com

@2010_enrique

 

 


Twitter


Facebook