(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR



COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

EN BUSCA DEL CIUDADANO

(Por Enrique López Rivera) Martes, 12 de Noviembre de 2019 -- 8:46 am

  

 

Los caminos retorcidos de América Latina

 

Por Enrique López Rivera

 

Todavía teníamos la sensación de regocijo por la liberación de Luis Ignacio Lula da Silva, en aquel  Brasil de ultraderecha de Jair Bolsonaro; cuando un intento de golpe de Estado en Bolivia nos hizo regresar a la realidad eclética de América Latina.

Y es que en esta región todo puede pasar. Desde que los gobiernos de izquierda pretendan eternizarse en el poder con un discurso emancipador, como que los derechistas llamen ufanos a restablecer el orden a través de un golpe militar.

No estamos vacunados para las excentricidades. Nunca lo hemos estado. Somos el Macondo de García Márquez pero también el MacDonald´s del Tío Sam. Acá las venas abiertas son canales profundos que nunca terminan de sanar. Sangre fresca que reclama la tierra del constante sufrir.

El gobierno de Bolivia a través de su presidente Evo Morales fue un orgullo regional. Piel morena que se quedó más de una década en el poder y que generó muchos seguidores, pero también poderosos adversarios.

Hoy esta tierra de indígenas se siente vulnerada por el ataque fraguado desde lejos. Una intromisión más al pueblo originario. Otra vez la fórmula sencilla del poderosos contra el pueblo acostumbrado al dolor.

La Bolivia de Evo Morales nos deja muchas lecciones. La primera de ellas es que el poder en exceso, es mal consejero. Puede ser motivado por los mejores deseos pero en el camino los dominados encontrarán la forma de romper el esquema. ¿Cuándo se ha visto que los pueblos originarios ganen la partida? Ellos nacieron para perder, para ser dominados, para trabajar sin derechos.

La segunda lección es la fragilidad institucional de la región. Aún el presidente más legítimo está al acecho de los intereses de las empresas transnacionales. Nadie se salva de la vorágine del mercado. Así funcional el capitalismo. Nada de amigos, puros intereses.

La tercera lección es que los liderazgos carismáticos, son muy parecidos al enamoramiento. Tienen corta duración. Las voces de viva el rey, muera el rey, rezumban con fuerza. Bienvenidos a los tiempos donde se acabaron los amores eternos.

La cuarta lección es que en América Latina, no castigamos con determinación a la mentira. Ya nos acostumbramos a vivir con ella. Nos engañan los que gobiernan, los gobernados, los empresarios, la iglesia, los maestros, etc. La mentira se hizo regla. 

Por eso es tan fácil decir que tengo en el corazón a un demócrata consumado, cuando estoy aniquilando las instituciones. Por eso triunfa la retórica sobre la razón. Por eso desconfiamos en la verdad. Porque se nos hace muy lejana. No la conocemos.

Hoy, América Latina da lecciones de lo que se debe de hacer y de lo que no se debe de hacer. Somos una contradicción perpetua. Nos estamos acostumbrando al mundo de las sombras en donde nada es lo que parece.

Ojalá vengan mejores tiempos para todos. En donde la verdad y la sensatez se vayan colando por la ventana. Ya basta de claroscuros, de contradicciones, de razones para desconfiar en un mejor futuro.    

 

lore750715@gmail.com      

2010_enrique

 

 

 

 


Twitter


Facebook