(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


Acceso Usuarios

  1. Regístrate!!

COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

VOSEX

(Por Karla García Ávila) Viernes, 22 de Septiembre de 2017 -- 5:18 am

  

Tod@s somos un@

 

Es inevitable hablar sobre lo acontecido en estos días; estamos viviendo momentos difíciles como nación y como humanidad; la madre tierra reclama atención y cuidados.  Tenemos que ver las señales.  No contaminar, ahorrar en el uso de recursos naturales, no dejar que nuestros gobernantes y políticos permitan que áreas verdes se conviertan en junglas de concreto y sobre todo tenemos que ser más humanos y comenzar a olvidarnos de las diferencias insignificantes que nos alejan de convivir en paz y compañerismo.

 

Viendo lo que está pasando, pensaba que todos somos buenos y buenas y; me cuestiono si en esta ola de buenas voluntades, ayuda y solidaridad nos importan las diferencias, y si las diferencias en si nos están limitando a no ser empáticos y a discriminar y violentar.

 

Muchas personas están con dolor; físico y/o emocional; otras muchas las hay preocupadas y ocupadas en colaborar y ayudar de alguna manera.  Y entre todas ellas podría asegurar que al estar en medio de la tragedia ninguna mujer se preocupó si estaba lo suficientemente bella para la ocasión. No porque sea malo que las mujeres o en su caso los varones no cuiden su imagen personal, pero el punto es que, en esta sociedad cada vez más globalizada y comercializada parecería que no se puede vivir sin cumplir con el estereotipo que nos venden.  Y hoy vemos que eso es lo que menos importa.

 

Creo que la mayoría de voluntarios que están ayudando al rescate están concentrados en la tarea, y no en buscar piropos, albures o violencia con contra de las voluntarias que realizan la misma labor y que están luchando hombro a hombro por salvar la mayor cantidad de vidas.  Tampoco creo que se haga alguna diferencia entre géneros para formas brigadas salvo en cuestiones de profesionalización.  Y mucho menos veo (al menos en redes sociales y medios de comunicación) que sean cuestionados los roles de género.   Hombres mujeres están trabajando en igualdad y equidad, (espero) y sobre todo con respeto.

 

Yo pienso (y pienso, porque tendría que estar presente en los hechos para asegurarlo) que en las labores de rescate y en la formación de grupos de voluntarios no piensan: …a ver vamos a buscar sobrevivientes, pero lo primero que vamos a preguntar es si es gay, lesbiana, trans o queer, antes de tomar una decisión de salvarlo o no.  No lo creo, pensar así nos llevaría a la destrucción de la humanidad.  Los rescatistas y voluntarios (al menos por comentarios cercanos y por lo que se ha podido ver) tienen satisfacción de salvar al humano o ser viviente que necesita ayuda.  Es lo que importa.

 

Con el tema de VIH, también hay empatía, en redes sociales vi, que ofrecían los medicamentos retrovirales para las personas que están llevando dicho tratamiento y que por el desastre no pudieron rescatar.

 

Sobre todo, podemos ver que lo que impera es el amor, amor a la vida, amor al prójimo, amor a nuestra patria: AMOR.  Cuidarnos los unos/as a l@sotr@s sin importar en realidad si somos heterosexuales, homosexuales, bisexuales.  Esto es lo que somos; seres humanos que por naturaleza somos buenos.  Ayudemos y reflexionemos si es necesario vivir violentándonos unos a otros.

 

 


Twitter


Facebook