(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

VOSEX

(Por Karla García Ávila) Viernes, 12 de Julio de 2019 -- 8:01 am

  

A mi, nunca, nunca

 

 

El hablar de Disfunciones sexuales siempre se ha asociado con vejez, generalmente pensamos que les pasa a los hombres adultos;pero, aunque parezca ilógico, las Disfunciones Sexuales en jóvenes son cada vez más comunes y en adultos y personas mayores.

 

Las Disfunciones causan grandes conflictos personales y de pareja, y ocacionan vivir un martirio y a sufrir en silencio, ya que no se habla de esto con nadie para evitar burlas y reproches, principalmente en los hombres; No sabiendo que todo(a)s estamos expuesto(a)s a vivir altibajos físicos y emocionales que nos llevan a experimentar respuestas sexuales inadecuadas experiencias sexuales insatisfactorias.  Cuando sucede una vez, se crea tal angustia que hace creer que se tiene una Disfunción Sexual; y al empezar a formar ideas y sentimientos hacia este evento, seprovoca que cada vez se haga más frecuente y aumente la angustia. Y esto puede resultar a largo plazo en un problema real que si no se soluciona pronto, puede seguir afectando a lo largo de los años de adultez.

 

Aunque estadísticamente es poco frecuente en la juventud una disfunción sexual por causas físicas y/u orgánicas; del aspecto biológico hay que tener a veces el tener múltiples actividades (trabajo, casa, escuela, paseos, fiestas, deportes, tareas, etc.), hacen que en muchas ocasiones no se coma balanceado ni suficiente, se duerma poco y haya cansancio excesivo; ocasionando que el cuerpo no este en las condiciones adecuadas para responder sexualmente y pueden presentarse episodios con alguna disfunción.

 

Las causas psicológicas y sociales son las tienen mayor impacto, ya que las ideas transmitidas acerca de la sexualidad hacen que formemos pensamientos y sentimientos que crean mucho estrés y un alto nivel de angustia que se refleja en la función física.  La nula o mala educación en sexualidad han sobrevalorado el desempeño sexual y lo han estereotipado.

 

Los mensajes que llegan por todos lados se enfocan en que el desempeño sexual debe ser maravilloso, siempre placentero, siempre dipuestos/as; se debe tener experiencia; darle placer a la pareja; aguantar horas y horas; tener cuerpos perfectos, delgados, musculosos y bien delineados; disfrutar a tal grado que, cada vez se pide y se quiere dar más y más; etc.

 

Todo esto es mucha presión para una persona, para su cuerpo y para su mente, y más cuando se tiene una educación represiva que se contrapone con los mensajes recibidos, con los deseos propios y con las peticiones (o exigencias) de la pareja; haciendo que se despierten sentimientos como miedo, vergüenza, culpa, etc. en el momento de querer vivir o estar viviendo una experiencia sexual.

 

En la adultez joven, es frecuente escuchar que presentan: En mujeres; “frigidez” (cuando una mujer no reacciona a la estimulación o no le dan ganas), dolor a la penetración o durante la relación sexual, falta de lubricación, imposibilidad o gran dificultad para la penetración.En hombres pérdida de la erección o dificultad para mantenerla por mucho tiempo, eyaculación precoz. Y en ambos géneros; suspensión repentina del deseo sexual, disminución del deseo, falta de orgasmo. Entre las más frecuentes.

 

Hay que conocer la respuesta sexual de ambos sexos, y la personal.  Conocer las disfunciones sexuales.  Y hacerse de una buena educación dela sexualidad para que en caso de que “no puedas”, evites diagnosticarte y angustiarte; mejor has un alto; analiza la situación y acude a una orientación con especialistas.

 

Resolver a la primera tus intentos fallidos de tener relaciones sexuales placenteras; te evitará mayores complicaciones.  Seas una persona joven o adulta no te quedes con insatisfacciones infórmate y busca asesorías y ayuda.

 

Agenda tu cita para asesoría al  whats 7711944406

 

 

 

 


Twitter


Facebook