(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR


COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

Advirtió Derechos Humanos sobre deficiencias en penales de reos fugados

(Por Oliver García) Martes, 5 de Diciembre de 2017 -- 9:36 am

  

La cárcel distrital de Tizayuca y el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Pachuca, de donde cuatro personas han logrado evadir la justicia este año, han sido señalados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por ingobernabilidad desde 2016.

El 26 de noviembre pasado, uno de los internos del Cereso de Pachuca, Jorge Alberto Contreras Aguirre, de 32 años, saltó la barda y huyó. Es la segunda vez que evade la justicia, pues en abril de 2014 había dejado el penal de Tulancingo, aunque fue recapturado al siguiente mes. Estaba recluido por secuestro, asalto y homicidio.

De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria correspondiente al año pasado, el penal de la capital obtuvo una calificación de 5 en escala de 10 en gobernabilidad, pues se identificaron deficiencias en la imposición de las sanciones a los reos.

Según el documento, algunos presos ejercen funciones de autoridad, la CNDH registró la existencia de actividades ilícitas y hacinamiento; además, el Cereso no garantiza la capacitación de personal penitenciario.

El 31 de octubre, un recluso, que responde a las iniciales R.D.M.O., de 34 años, oriundo del Estado de México, escapó de la cárcel distrital de Tizayuca, donde permanecía por el delito de secuestro.

El 30 de noviembre, dos presos más dejaron la prisión de Tizayuca: Rodrigo O. C. de 30 años, quien enfrenta una sentencia de 30 años por privación de la libertad y portación de armas, fue atrapado horas más tarde, e Iván G.A., de 24 años, originario de Iztapalapa, Ciudad de México, procesado también por plagio agravado; él sigue prófugo.

Acerca de las instalaciones, a cargo del gobierno municipal, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH), en el informe del primer semestre de 2017, señala que el espacio tiene capacidad para 58 personas, pero albergaba a 111, lo que representa una sobrepoblación de 98 por ciento.

El 7 de julio del año pasado, familiares de los reos reportaron un presunto motín en la cárcel, que incluyó la quema de colchones; sin embargo, Seguridad Pública desmintió esta versión y señaló que se aplicaron los protocolos debido a una riña que dejó herido a uno de los presos.

Por el hecho, el organismo autónomo emitió la Propuesta de Solución PS-TIZ-0026-17 y sugirió al Ejecutivo que asumiera la custodia de los internos de las cárceles distritales


COMENTARIOS

0 comentarios


>>>> PARA ESCRIBIR UN COMENTARIO DEBES ESTAR REGISTRADO!! <<<<<

Twitter


Facebook