(775)75 53900
"Fundado en la ciudad de Tulancingo de Bravo
el 27 de septiembre de 1951"

BUSCADOR



COLUMNAS POLÍTICAS


COLUMNAS SOCIALES



EDICIÓN IMPRESA

Latante riesgo en La Cañada por colapso de rocas: Cenapred

(Por Juan Manuel Aguirre) Viernes, 14 de Febrero de 2020 -- 3:52 am

  

El 29 de mayo de 2017, se registró un hecho que pudo terminar en tragedia, pero que lugareños sabían que algún día podía ocurrir: el desprendimiento de una roca de tres metros de diámetro por casi uno de alto de las faldas del cerro de la colonia La Cañada, que al rodar, aplastó cuatro vehículos y quedó a escasos 20 metros de una vivienda.

Milagrosamente no hubo personas lesionadas.

Este imprevisto generó pánico entre vecinos, no solo de calle Gómez Farías, sino de todos los sectores que habitan en la parte alta de esta zona, ya que no es el único peñasco que en cualquier momento puede colapsar.

Aunque “las aguas volvieron a su cause”, las autoridades a partir de esa fecha emprendieron acciones para proteger la integridad de los habitantes tanto de la colonia La Cañada, como del sector Huapalcalco, zonas que se encuentran al margen de esta zona montañosa de la Faja Volcánica Transmexicana, también conocida como Eje Neovolcánico.

A inicios del año 2019, el presidente municipal Fernando Pérez Rodríguez, hizo una solicitud al Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), para realizar un diagnóstico técnico en dicha franja. Los días 8, 9 y 10 de mayo pasado, junto con elementos de la dirección de Bomberos y Protección Civil, personal del CENAPRED, realizó recorridos para verificar la situación.

De acuerdo con los informes, fue evidente la presencia de numerosas rocas de tamaños variables (incluso algunas de varios metros de diámetro), sobre las laderas que se encuentran próximas a zonas habitadas.

Estos sitios contemplan una ladera con orientación SW 24° y una inclinación de 35 grados. En la parte superior de ésta, se encuentra un cantil de roca riolítica de 35 metros de altura, aproximadamente.

En este sitio, se observaron bloques de roca de tamaños variables, algunos de hasta varios metros de diámetro, los cuales han caído de la parte alta.

Estos estudios se documentaron con vuelos de reconocimiento y se realizaron actividades simultáneas de fotografías, delimitación de la zona de caídos y derivado de esto y el procesamiento digital de las imágenes (fotogrametría), se construyeron modelos digitales de superficie y ortofotos.

Para la colonia La Cañada, se hizo un perfil topográfico en el que se puede apreciar el cambio brusco de pendiente; además, se muestra que la vivienda más próxima se encuentra a 35.8 m de la pared de roca riolítica, aunque la mayoría están a 45 m, valor que se obtuvo con distanciómetro.

En la colonia Huapalcalco se visitaron dos sectores, el primero fue cerca de la zona arqueológica en donde se ubican seis viviendas próximas a los cantiles, mismas que deberán ser reubicadas de acuerdo con las conclusiones y recomendaciones emitidas al edil.

Conclusiones y recomendaciones

Para las colonias La Cañada e Hidalgo Unido, se pudo observar que existe una alta

propensión a la caída de bloques de roca y viviendas muy próximas a los cantiles, por lo

que se tiene una condición de riesgo muy alto.

La combinación del grado de fracturamiento de las rocas y la inclinación del terreno, generan una condición de peligro ya que pueden caer y rodar bloques de hasta siete metros de largo y hasta 2.5 metros de diámetro, capaces de destruir viviendas de mampostería y concreto.

Se sugierió implementar medidas de mitigación como anclas, demolición de rocas y construcción de barreras pero que podría significar costos muy elevados, por lo que en estos casos la opción más recomendable es reubicar a las viviendas, a fin de salvaguardar la vida de la gente que ahí habita.

Por lo que se refiere a la colonia Huapalcalco, en el sector próximo a la zona arqueológica, debido al grado de fracturamiento, altura y cercanía del cantil de roca a las viviendas se encuentran en una zona de riesgo muy alto, por lo que éstas deberán ser reubicadas a la brevedad posible.

En este mismo sector, se tiene un grupo de viviendas que se localizan a más de 60 metros de distancia de los cantiles.

En este caso, es posible implementar medidas de protección como muros de gavión, zanjas y terrazas, las cuales sirven para disminuir la energía potencial de los bloques que puedan caer.

Al respecto el titular de la dirección de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Medio Ambiente de Erik de Jesús González García, dijo a RUTA que las acciones de mitigación, son impedir que se siga construyendo en esos sectores de alto riesgo en los perímetros ya delimitados y la búsqueda de algún recurso extraordinario para atender esas medidas.

“Antes de que yo ocupara este cargo ya se había presupuestado el poder atender con trincheras este problema con un presupuesto calculado de entre 10 y 15 millones de pesos”, lo cual a la fecha no se ha hecho.

Agregó que algunas viviendas ubicadas en estos sectores, fueron construidas en forma irregular y ya no son habitables y la reubicación de las familias tendrá que atenderse


COMENTARIOS

0 comentarios


>>>> PARA ESCRIBIR UN COMENTARIO DEBES ESTAR REGISTRADO!! <<<<<

Twitter


Facebook